En la opinión de Jaime Laguna Berber