"Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar."

Martin Niemöller.

David Muñoz Solis.
Licenciado en Derecho y
Estudiante de Maestría.

Es muy fácil aplaudir la creación de la Guardia Nacional, quizás por desconocimiento, dejando a un lado, el plano crítico el cual debe persistir y que no se ha ejercido como tal.

En el contexto actual del país, si es bien es sabido el crecimiento de la Delincuencia Organizada y la cual ha sembrado de sangre el país, más que ser necesaria una Guardia Nacional, era necesario que las diferentes corporaciones policíacas fueran capacitadas para el ejercicio de salvaguarda de la seguridad de los ciudadanos de manera debida y observando los preceptos constitucionales.

El Ejecutivo junto a sus legisladores y aliados, de manera cuasi exprés, realizan cambios a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y dotando a este cuerpo de responsabilidades los cuales anteriormente eran intocables, en teoría, para los diferentes cuerpos de seguridad como lo que conocemos como faltas administrativas, que están reconocidas en los Bandos de Policía y Buen Gobierno, con sus debidos reglamentos, de los municipios existentes en el país. (Artículo 9, Párrafo I de la Ley de la Guardia Nacional.)

Para algunos es aplaudible que ejerzan estas acciones sin importar que algunos derechos constitucionales se están violentando, no importa las “revisiones “que realizan a la ciudadanía y el pánico que siembran con uniformes y transportes militares los cuales usan y en los que se trasladan, Dulce bellum inexpertis.

El país se ha militarizado, de eso no cabe duda, y son los mismos errores ejercidos por Felipe Calderón Hinojosa en su sexenio como presidente, lo cual solo logro llenar de sangre al país junto a miles de desaparecidos, violentando no solo D.D.H.H. a los que pertenecían a la D.O. sino a ciudadanos de los cuales presuntamente se creía eran miembros de grupos delictivos.

Bien sabemos que los discursos cambian en la acción, y sí bien se ha prometido que la G.N. ejercerá acciones sin violentar D.D.H.H. es solo cuestión de tiempo para que se violenten.

Más que la creación de grupos similares, la nación requiere de la creación de empleos con un salario digno y justo y en donde los salarios ofrecidos por la delincuencia se vean sobrepasados. Con salarios justos y dignos no es necesario ingresar a los grupos delictivos.

Tal parece que la creación de la G.N. más que preservar la seguridad del país y de los ciudadanos, esta creado para ejercer acciones contra los grupos disidentes e inconformes y que hasta el momento, no se han alineado con el actual sistema en el poder.

La situación es gravosa para el país que puede llevar a una situación de confrontación entre los diferentes sectores de poder del país tal y como lo señaló el presidente de la Cámara de Diputados Porfirio Muñoz Ledo y el cual declaró:

“Yo estoy en contra, totalmente en contra de que se trafique políticamente con los migrantes… La Guardia Nacional es una solución para otra cosa, es una solución contra el crimen organizado no contra los migrantes”
Periódico Vanguardia /12 Junio del 2019

La condena es tacita, y a la vez la aceptación innegable que la G.N. está asumiendo funciones que no le corresponden y que a la vez está violentando el principio pro- persona que observa la CPEUM junto a diversas convencionalidades.

Algunos aplaudirán de pie, exclamando el discurso Maquiavélico que “El fin justifica los medios”, y supongamos el supuesto aberrante que así lo fuera… ¿Y después?, ¿de nuevo mancillar la Constitución y eliminar la G.N.?

Como anexo aparte, señalo que la C.P.E.U.M. es una de los que más cambios ha tenido en el largo de la historia.

En semanas pasadas elementos de la Policía Federal mostraron resistencia a su incorporación a la G.N. ¿Alguien ha pensado qué sucedería con los elementos de la G.N. que están dotados de armas y equipos militares en un momento que se declare la desaparición de la G.N. en un futuro?

La labor de la G.N. tiene características tan disímbolas, ya que pueden desde arrestar a una persona que cometió una falta administrativa (Por ejemplo: escándalo en vía pública,) hasta el espionaje por internet, esta situación es similar al frustrado intentó que en su momento quiso realizar Enrique Peña Nieto.

Recién el día de hoy, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, admitió dos acciones de inconstitucionalidad impulsadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Para callar rumores, aclaro que no solo la CNDH se ha opuesto a la creación y la entrada en funciones de la G.N. sino que además en el panorama, en su momento, realizaron respectivas declaraciones en contra como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la Organización de las Naciones Unidas.

En fin: solo queda esperar, y ver conforme a derecho, cual será la futura situación de la Guardia Nacional: Su desaparición o permanencia.