María de los Ángeles Huerta del Río
Diputada Federal del Grupo Parlamentario de Morena

 

La Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados organizó una visita a los organismos involucrados con la comunicación pública en Londres y Berlín. Caminamos de la BBC al Parlamento inglés, y de la sede de los reguladores de medios a la Comisión de Medios, Cultura y Deporte; y en Alemania, de la RDA a la Deutsche Welle. Todos ellos, medios de comunicación e instituciones emblemáticos a nivel mundial. Y como una nota aclaratoria, diré que cada una de las diputadas que vinimos lo hicimos con recursos propios. Pensamos que ésta es una forma más para seguir contribuyendo a la transformación del país.

La primera visita fue a Londres, esta ciudad que es la casa que vio nacer a la televisión pública más vigente y más antigua del mundo. Fue aquí, ese 14 de mayo de 1879, donde Guillermo Marconi realizó la primera transmisión por radio a través de mar abierto, desde el canal de Bristol a Penarth, Gales (a unos 6 kilómetros de distancia). La BBC empezaría transmisiones en 1922; una institución genuinamente pública porque se ha financiado a través de una licencia de televisión que pagan los ciudadanos para disfrutar de sus programas —147 libras anuales—. Con ello, garantiza su independencia económica y editorial, que además está formalmente respaldada por la carta real. Sus oficinas de la calle 1W de Hallam integran una red de estaciones en más de 30 idiomas, con programación muy variada y plural que propone informar, educar y entretener, pero sin perder la calidad en sus contenidos. Un ejemplo, sin duda, de lo que el sistema público de la radiodifusión del estado mexicano tendría ya que proponerse empezar a hacer.

Tuvimos además la oportunidad de estar presentes en una reunión de trabajo de la comisión del Parlamento responsable de los medios, la cultura y el deporte. Ahí estaba como invitada principal la representante de Netflix en la Gran Bretaña. La discusión giró en torno al reto que implica la normativización del streaming y el papel de los reguladores locales frente a este gran proyecto de televisión pública global. Ello me recordó que, meses antes, nuestro compañero Javier Salinas realizó un foro en la Cámara de Diputados con la misma temática. Este ingreso de Netflix a la competencia mediática del mundo es el gran tema para todos. No se puede negar que somos una aldea global abordando los mismos tópicos.

Resultado de imagen para netflix comunicaciónDespués, fuimos a Alemania. Visitamos un Berlín que, ya sin el muro, se ha convertido en una ciudad que —junto con el resto del país— ha sorprendido al mundo por el increíble desarrollo económico —a la par de sus instituciones democráticas, plurales y ciudadanas— que ha permeado incluso en sus amplias construcciones, con mucha luz, que reflejan la transparencia de los tiempos actuales. La sede de la Deutsche Welle se encuentra a unos pasos del Rhin. Su creación es más reciente que la BBC (1953), pero inspirada en su modelo de comunicación y financiamiento, alejándose lo más posible de la terrible experiencia impuesta por Goebbels al afirmar que: “La radio debe subordinarse y adherirse a los objetivos que la revolución nacional se ha trazado” —que eran los principios de la propaganda del régimen nazi—. Nunca más aquí un medio público centralizado ni progubernamental; y sí, una radiodifusión ciudadana y responsable que se esfuerza día con día por generar contenidos objetivos.

 

Sustentada por entramados normativos sólidos y la participación ciudadana organizada en un consejo con representantes de todos los sectores de la sociedad que vigilan la programación, los contenidos editoriales y hasta los aspectos financieros de estos medios. Se trata de una comunicación pública supervisada por ciudadanos activos y responsables. Ésta es una parte del modelo que quisiéramos poder implementar en México alguna vez.

Estas experiencias nos servirán para reforzar al Sistema Público de Radiodifusión del Estado mexicano desde el poder legislativo. Se buscarán los esquemas para pasar del 50 al 100 por ciento de cobertura del territorio nacional y se fortalecerá el uso del internet —porque hoy por hoy se ha convertido en el vehículo más eficaz para que llegue la información, la educación y el entretenimiento a toda la población en cualquiera de sus formas (escrita, en audio o video)—. Así mismo, se intentará ahorrar costos de producción a través del talento y la creatividad de los jóvenes. Tenemos mucho por andar y aprender del camino trazado de quienes han logrado trayectos exitosos de consolidación en el sector de la comunicación pública. Ha sido un aprendizaje verdaderamente extraordinario. Seguiremos informando.